Venda Antecipada Caraibas Verão 2018

Últimas noticias

Un informe alerta de riesgos en las Urgencias o la UCI de La Ribera a partir de la reversión

El proceso de reversión del Departamento de Salud de La Ribera "sin un Plan General o Proyecto Global" no podrá realizarse el próximo 1 de abril "sin que se produzcan graves impactos sanitarios negativos sobre la población atendida".
Así lo asegura un informe realizado por una consultora, al que ha tenido acceso la Agencia EFE y que asegura que desde las 00:00 horas del día 1 de abril, Domingo de Pascua, se producirán "cambios, disfunciones o situaciones de riesgo" de forma "simultánea" en áreas tan sensibles como las Urgencias, la UCI o las Urgencias Pediátricas por una disminución "drástica" de la actividad asistencial.
Este informe sirvió para pedir en el juzgado las últimas medidas cautelares de suspensión de la reversión, aunque fueron desestimadas por el Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana, una decisión contra la que Ribera Salud ya ha presentado un recurso de reposición.
Este análisis de 46 páginas, también remitido la pasada semana a la Conselleria de Sanidad y a la Abogacía y a Presidencia de la Generalitat, asegura que a las 00:00 horas del día 1 de abril se producirán disfunciones como una "disminución drástica" de la actividad asistencial como consecuencia de la modificación de la gestión de los Recursos Humanos, lo que tendrá una "especial repercusión" en "ámbitos sensibles".
Así, en áreas como Urgencias, Unidad de Cuidados Intensivos, Urgencias Pediátricas, Cirugía de Urgencia, Salas de Hospitalización o unidades de tratamiento urgente como Hemodiálisis los pacientes "o no se podrán tratar, o lo harán en condiciones deficientes o deberán ser trasladados a otros centros, con el grave riesgo que esto provoca".
Además, cesarán los acuerdos (y por tanto la atención a los pacientes) que permiten el "tratamiento selectivo, específico y de alto nivel a niños vulnerables como aquellos con daño cerebral o trastornos del espectro autista".
También, a partir de las 00:00 horas del 1 de abril se producirá un "aumento brusco y sin precedentes de las listas de espera quirúrgicas, de técnicas (radiodiagnóstico o endoscopias) y de atención en consultas especializadas.
Ante esta situación, recomienda "suspender la reversión de manera transitoria" ya que no existe un Plan General o un Proyecto Global para llevarla a cabo "de manera que ésta no suponga tener que asumir riesgos vitales para la asistencia sanitaria o la salud de los pacientes".
Además, considera que no hay "tiempo material" para que, desde la fecha del presente informe hasta el 31 de marzo de 2018, la Administración "cuente con un Plan que garantice que no va a ponerse en riesgo la prestación de la asistencia sanitaria en el Departamento de Salud".
Para una "transición segura" también cree necesario implantar el nuevo Proyecto de Reversión con la "tutela judicial adecuada, si es posible, que asegure que los cambios no afectan a la seguridad de los ciudadanos ni a la asistencia sanitaria en todos sus aspectos de accesibilidad, seguridad y excelencia".
En relación al informe al que ha tenido acceso EFE, el gerente del Departamento de La Ribera, Javier Palau, ha señalado que el 31 de marzo cesarán 236 profesionales con contrato temporal y, a tres semanas de la reversión, "no sabemos si van a ser sustituidos por profesionales adecuadamente preparados".
Según Palau, el modelo de contratación de Ribera Salud es distinto al de la Consellería porque tienen capacidad de contratar gente cuando hace falta, de pagar extras e incentivos, algo que en el modelo de gestión directa "no existe" y habrá zonas de hospital en los que se producirá "un colapso".
También ha señalado que como consecuencia de la supresión de contratos mercantiles desaparecerán las especialidades médicas de Cirugía Pediátrica y Neurorradiología, y también Medicina Digestiva se verá afectada al suspenderse el contrato de una digestóloga dedicada al Unidad de Enfermedad Inglamatoria Intestinal.
El brusco descenso de personal de enfermería y auxiliar en el área de hospitalización reducirá al menos un 20 % el número de camas disponibles, y la capacidad de la UCI, que mantiene un índice de ocupación cercano al 100 %, descenderá un 10 %.

No hay comentarios